printful

Las 5 muertes del Cortijo de Los Galindos

Corría el año 1975, Franco con un pie en la tumba y un verano de calor inaguantable. En Andalucía se venía un escenario digno de las películas: 5 muertos y ni un solo culpable. Al menos durante años fue así, hasta 2019, cuando Juan Mateo Fernández de Córdova y Delgado, hijo del Marqués de Grañina, ha sacado la verdad a la luz. 

Un matrimonio para recuperar su reputación

El Marqués de Grañina y de Valparaíso, Don Gonzalo Fernández de Córdova, era uno de esos burgueses que estaba experimentando una caída estrepitosa de dinero poder, por eso necesitaba encontrar un matrimonio que supusiera un resurgir. Fue entonces cuando encontró a Doña Mercedes Delgado, proveniente de una familia de terratenientes con gran poder económico. Justo lo que necesitaba.

No pasó mucho hasta que pudo ver los frutos que deseaba recoger de este matrimonio, pues el padre de Mercedes cayó gravemente enfermo, y decidió que fuese el marqués quien se ocupara de la administración.

El capataz tenía mucho que decir

Sin embargo, aunque el patriarca creyó obrar bien, había quien no opinaba lo mismo. Manuel Zapata, capataz del cortijo de Los Galindos, y trabajador de confianza de la familia, decidió hablar con el padre de Mercedes respecto a su yerno. El capataz conocía de las estafas de Don Gonzalo, estafas cometidas en la venta del trigo y en la cooperativa de aceituna. El marqués y Antonio Martín, su administrador, robaban grandes cantidades de trigo anualmente y estafaban a la aceitunera en una cuenta bancaria.

Los dos estafadores se enteran de que Manuel Zapata ya había pedido audiencia con el enfermo, y que esto tendría lugar el día 22 de julio. Obviamente esto no podía pasar.

los galindos

La muerte de Manuel solo fue el principio

El 22 de julio de 1975, en el pueblo sevillano de Paradas, Manuel Zapata escuchaba el motor del coche del administrador. Cuando salió a su recibimiento, se encontró también con el marqués de Grañina y una tercera persona. Los tres fueron a plantarle cara al capataz, y a pedirle explicaciones de por qué tenía que hacer un viaje a Sevilla y desvelar tales secretos al pobre moribundo.

El honrado capataz no se lo esperaba, era una simple disputa, mas el tercero discordia le propinó un golpe en la nunca con el pajarito, una pieza de la empacadora de paja. Al caer al suelo, le clavó un bielgo en el corazón, algo así como un tenedor de tres puntas que se usa para mover la paja.

La mujer de Zapata sale asustada a la puerta, pues escucha el grito de su marido y un aullido de rabia. Lo que no se esperaba es ser la segunda en caer bajo los golpes del pajarito.

Un enfrentamiento que acabó con muchas vidas

Lo cierto es que el plan original no era cometer ningún crimen, sino sobornar al capataz para que mantuviera la boca cerrada, pero todo se fue de madre. Tras dos muertes, deciden ocultar el cuerpo de Manuel, y dejar el cadáver de su mujer dentro de la casa. Ahora tenían que actuar rápido para conseguir una coartada, es por eso que el marqués y el administrador parten a Málaga, dejando a la tercera persona encargada de limpiar este desastre.

Tras su marcha, el autor material escucha a lo lejos a Ramón Parrilla, el tractorista que se encontraba regando y vuelve a la casa para arreglar la cisterna. Pero cuando llega, se encuentra con el disparo de una escopeta, este se intenta proteger y sale corriendo, pero lo remata por la espalda. 

Planearon culpar a Zapata de todo este desastre, por eso ocultaron su cadáver, pero con tres muertos a la espalda, el plan se desmoronaba por sí mismo. Pero no quedó aquí la cosa, pues Pepe González y Asunción Peralta, también trabajador del cortijo y amigos del capataz acababan de aparecer en su coche, pues iban a acompañar a Manuel a Sevilla. Nada más bajar del coche, encontraron su muerte, juntándose ya cinco muertes en este caluroso 22 de julio. 

Y se descubrió el pastel

El asesino material decidió poner los cadáveres de la pareja en el granero, y colocarlos sobre una pila de paja para prenderles fuego. Fue precisamente la columna de humo que se formó la que dio la voz de alarma a los vecinos de Paradas y a la Guardia Civil del espantoso espectáculo que se había orquestado.

Lo cierto es que han sido muchas las hipótesis sobre los culpables de este quíntuple asesinato que se han ido creando a lo largo de los años. Pepe González era uno de los posibles autores, y aunque el marqués y su administrador siempre estuvieron en el punto de mira, nunca se encontraron pruebas para acusarlos.

La historia de lo que sucedió se basa en lo que el tercer hijo del marqués cuenta en su libro, quien tras 44 años ha aportado algo de luz al caso. Su madre le confesó lo sucedido tras la muerte de Don Gonzalo, y aunque no pone cara al autor material de los crímenes deja claro que este sigue vivo. Por lo que la historia del quíntuple asesinato cometido en el Cortijo de Los Galindos aún no se ha terminado de escribir.

Otros posts que te pueden interesar:

Espectro Magazine Septiembre

Espectro Magazine Septiembre

Espectro Magazine Agosto

Espectro Magazine Agosto

Espectro Magazine Julio

Espectro Magazine Julio

Espectro Magazine Junio

Espectro Magazine Junio

Espectro Magazine Mayo

Espectro Magazine Mayo

Espectro Magazine Abril

Espectro Magazine Abril

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

Los asesinatos de los Borden

Los asesinatos de los Borden

Los antiguos tipos de demonios y su legado infernal

Los antiguos tipos de demonios y su legado infernal

Conoce las iglesias más creepies del mundo

Conoce las iglesias más creepies del mundo

¿Qué es el mal de ojo?

¿Qué es el mal de ojo?