printful

El hombre lobo: su leyenda alrededor del mundo

Los hombres lobo, también conocidos como licántropos, son los legendarios seres humanos que cambian de forma. Como su nombre sugiere, la forma que estas criaturas toman es la de un lobo. Las leyendas de los hombres lobo han surgido de forma independiente o se han extendido a prácticamente todas las zonas de la Tierra. 

También es uno de los cuentos más antiguos de monstruos humanos en la historia. Las historias de licántropos son comunes en el folclore que prevalece en toda Europa. 

¿Dónde se originaron las leyendas de los hombres lobo?

Gracias a Vlad Tepes III, el mito de Drácula tiene un punto de origen, aunque está lejos de ser validado. Pero nadie puede decir con certeza en qué punto de la historia se originó la historia mitológica del hombre lobo.

El origen de la leyenda del hombre lobo sólo puede ser adivinado por lo que queda de la historia registrada. Su otro nombre, licántropo, también puede apuntar a la fuente de este mito.

Leyendas internacionales sobre licántropos

A lo largo de la historia, hay registros de los juicios de hombres lobo confesos o acusados. Fueron cazados, interrogados y ejecutados de manera muy similar a las brujas, porque a menudo se les acusaba de ser licántropos. Estos llamados “juicios de hombres lobo” nos dan un vistazo histórico a la creencia humana desenfrenada en los hombres lobo. 

Los aldeanos arrestaron a algunos de los acusados porque necesitaban a alguien a quien culpar por el ganado muerto u otros sucesos. Otros fueron acusados por acciones mucho más siniestras y menos propensas a ser inventadas.

Grecia: el hombre lobo de la Metamorfosis

El origen griego del licántropo tiene muchas variantes. Una de las primeras y más conocidas iteraciones se encuentra en el poema Metamorfosis del poeta romano Ovidio, publicado en el año 8 d.C. Según Ovidio: el rey Licaón era el tirano de Arcadia. 

Un día Zeus llegó al palacio de Licaón haciéndose pasar por un hombre común. Después de que Zeus reveló su verdadera identidad, el rey trazó un plan para probar si era un dios. El rey Licaón mató a uno de sus rehenes llamado Epiro, hirvió y asó la carne de la víctima y se la sirvió a Zeus. Zeus no la comió. Enfureció e incendió el palacio del rey, y mató a sus 50 hijos con rayos de luz, maldijo al rey y lo envió a la selva donde se transformó en un lobo aullador.

El licántropo inglés se originó del griego lukanthrōpos o hombre lobo, derivado del nombre del rey, Lycaon. Pero ¿por qué un lobo? David Gallagher explica en su libro que se debe a la lujuria del rey por la carne humana, que era como la de los lobos.

hombre lobo

Roma: Moeris y la novela Satyricon

Una de las primeras menciones del hombre lobo, anterior a la licantropía griega, está en la Égloga 8 del poeta romano Virgilio, escrita en el 37 a.C. Escribió que un hombre llamado Moeris podía convertirse en hombre lobo usando hierbas y venenos y llamar a los fantasmas de las tumbas.

También habló de esta criatura el novelista romano Cayo Petronio, en su novela Satyricon. Básicamente la historia del sirviente Niceros es la versión romana de Lycaon, solo que Júpiter toma el papel de Zeus.

Noruega e Islandia: pieles de lobo encantadas

Noruega e Islandia comparten una mitología común, conocida como mitología nórdica. Esta está compuesta de sagas. Cuando se trata del hombre lobo, la Saga Volsunga del siglo XIII destaca especialmente. Esta es la historia de hombres lobo más famosa de la Saga Volsunga es sobre un padre y un hijo, Sigmund y Sinfjotli. Mientras estos deambulaban en el bosque, se toparon con una cabaña donde encontraron dos pieles de lobo hechizadas. Si se las ponen, se convertirían en un hombre en lobo, y la persona poseerá el poder, la astucia y el valor de los lobos. Pero una vez puesta, la piel solo puede ser retirada al décimo día. 

Después de que ambos se pusieran las pieles, Sigmund y Sinfjotli se convierten en lobos y empiezan a vagar por el bosque juntos. Antes de separarse, acordaron aullar entre ellos si alguno se encontraba con siete hombres para luchar a la vez.

Sinfjotli, el hijo, incumple el acuerdo y mata a 11 hombres a la vez. Enfurecido, Sigmund hiere mortalmente a su hijo. Pero entonces un cuervo, el mensajero de Odín, trae una hoja curativa para colocar en la herida de Sinfjotli. Después de que Sinfjotli se curara de su herida, él y su padre se quitaron las pieles de lobo encantadas al llegar el décimo día. Quemaron las pieles hasta convertirlas en cenizas y se liberaron de la maldición de la licantropía.

América del Sur: el mito de Luisón

El Luison, también escrito como el lobizon es el hombre lobo sudamericano. El mito prevalece principalmente en Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay. Proviene de la creencia portuguesa de que el séptimo hijo de una familia de todos los chicos se convertiría en un Lobizon en la noche de luna llena, especialmente si cae un viernes.

El origen de la leyenda está en la mitología guaraní. Los guaraníes son el pueblo indígena de Paraguay cuya mitología afirmaba que había siete monstruos. De los siete monstruos, el último, conocido como luisón, tenía una apariencia horrenda, aunque no se parecía a un lobo, y se le conoció como el Dios de la Muerte.

Cuando los europeos colonizaron América del Sur, la asociación de Luison con la muerte comenzó a disminuir con el tiempo. El mito de los luisones eventualmente se mezcló con las leyendas europeas de hombres lobo. Los Lobizon se transformaron en mitad hombre y mitad lobo.

El Nagual de México

Los hombres lobo en México son conocidos como el Nahual o Nagual. Aunque México fue una colonia española durante 300 años, el mito del Nahual no se mezcló con la leyenda europea del hombre lobo. El cuento permanece en su forma original hasta el día de hoy.  La creencia en el werewolfismo o nagualismo mexicano varía de una región a otra. Algunos indios mesoamericanos creen que el nagual es un espíritu guardián que reside en un animal, como el ciervo, el jaguar, el águila, el gato montés, el león de montaña, etc.

En otras regiones, se cree que los hombres poderosos pueden transformarse en un animal para causar daño. Existe una relación entre esta última creencia y la palabra “nahual”, que se originó a partir de la palabra “nahualli”, que significa “disfraz”.

hombre lobo

Norteamérica: propagando al hombre lobo

Estados Unidos ha sido sin duda el país más influyente en la creación y propagación del fenómeno de los hombres lobo, sobre todo en la década de los 80 y entre los aficionados al terror. En aquel momento, el fenómeno de los hombres lobo era un elemento de la cultura popular. Gracias al maquillador Rick Baker, que proporcionó las transformaciones de hombre lobo más realistas, en películas como Aullidos, Un hombre lobo americano en Londres, y Thriller de Michael Jackson están entre sus trabajos.

La leyenda del hombre lobo en América proviene principalmente de los colonos europeos. Cuando estos pioneros comenzaron a establecerse en América del Norte, notaron una considerable población de lobos – lobos reales. Cuando sus leyendas se mezclaron con las de los nativos americanos, que ya existían antes de la llegada de los europeos, América creó el mito del hombre lobo que vemos hoy en día.

Los hermanos Grimm de Alemania

El hombre lobo en los cuentos de hadas de los Grimms no es el único responsable de la licantropía germánica. Aparte de los cuentos de hadas, una horripilante ejecución documentada de un “hombre lobo de la vida real” en Alemania ha existido durante 425 años.

Hablamos de Peter Stumpp, quien fue “El Hombre Lobo de Bedburg”, ejecutado el 31 de octubre de 1589 (Halloween). Lo acusaron de brujería, violación, asesinato, canibalismo, incesto y mutilación de ganado. 

Además hubo una historia publicada en la segunda mitad del siglo XIX, que es una de las leyendas más antiguas y populares del hombre lobo en Alemania. En ella, un soldado cuenta cómo su abuelo fue al bosque a por leña con un amigo y otro hombre. El tercer hombre dijo que deberían echarse una siesta, pero el abuelo solo fingió dormir. Fue entonces cuando lo vio transformarse y devorar un caballo entero.

hombre lobo

Los licántropos loup-garou de Francia

Los franceses llaman al licántropo “loup-garou”. Su origen es desconocido. Pero lo cierto es que Francia estuvo plagada de terror licántropo en el siglo XVI. Desde el siglo XVI hasta el primer cuarto del siglo XVII, los franceses mataron a más de 30.000 personas por sospecha de werewolfismo.

En 1521, Pierre Burgot y Michel Verdun fueron ejecutados como hombres lobo. Los registros históricos indican que eran un equipo de asesinos en serie. En 1573, Gilles Garnier, conocido como el “Hombre Lobo de Dole”, fue ejecutado por ser un hombre lobo. Era un asesino en serie confeso.

Además hay dos eventos que son el claro precedente de los hombres lobo en Francia. En 1198 María de Francia escribió Bisclavret que un hombre quedó atrapado en forma de lobo por la traición de su esposa. Asimismo, en 1214 Gervaise de Tilbury dijo al emperador Otto IV que se observó a personas en Auvernia, Francia, transformándose en lobos durante la luna llena.

Irlanda: una pareja marcó historia

Existe una leyenda en el folclore irlandés del siglo XII que marca precedente. Un hombre lobo fue a buscar la ayuda de un sacerdote para su esposa, quien también era un hombre lobo. El sacerdote, aunque aterrorizado, le acompañó al bosque, y encontró un lobo enfermo. El esposo le quitó la piel ante las dudas del sacerdote, quien pudo ver a una anciana enferma bajo la piel. 

Le dió una solución para su mal, y de nuevo el lobo macho enrolló la piel sobre el cuerpo de su esposa, y la anciana volvió a su forma de lobo. Lo curioso es que esta historia no es simplemente un mito, sino que está registrada como una instancia en un tratado de geografía y folclore irlandés, escrito por Giraud de Barri en el siglo XII.

Países eslavos: los vampiros y hombres lobo

Curiosamente, el mito del vampiro y el hombre lobo es un tema estrechamente relacionado en países de Europa oriental como Rumania, la República Checa y los países eslavos, como Serbia y Croacia. Vukodlak (eslavo), vlkodlak (checo), vlkoslak (serbio) y vrykolakas (griego), todos se refieren a un hombre lobo o a un vampiro. Etimológicamente, todos ellos significan “piel de lobo” o “pelo de lobo”. Todas estas palabras se originan en el lenguaje indoeuropeo. 

Los mitos del hombre lobo y el vampiro se desarrollaron simultáneamente en estas regiones y comparten un fuerte parentesco lingüístico. 

Otros posts que te pueden interesar:

Espectro Magazine Noviembre

Espectro Magazine Noviembre

Espectro Magazine Octubre

Espectro Magazine Octubre

Espectro Magazine Septiembre

Espectro Magazine Septiembre

Espectro Magazine Agosto

Espectro Magazine Agosto

Subscribete a la Newsletter

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

bedlam
El Hospital de Bedlam: la casa de la locura
hitler
El por qué de los nazis y el ocultismo
killer-couples
Las historias de parejas asesinas
watcher westfield
El Vigilante de la casa de Westfield
Asociación Cultural INVESCRIM