printful

El incidente ovni del lago Falcon

Entre los fanáticos de los alienígenas, el incidente del lago Falcon fue uno de los más conocidos, no solo por su repercusión mediática, sino también por las secuelas que vivió su protagonista. Si bien hay muchas historias de avistamientos, algunos pueden desmentirse con facilidad. Pero esta no es una de ellas ya que supuso problemas de salud reales.

En el año 1967, en los bosques de Manitoba, en Canadá, a la altura del lago Lake, un vecino fue testigo de un avistamiento. Lo que no sabía es que lo que vio aquel día, le llevaría a una larga enfermedad sin explicación.

Una exploración alienígena

Stefan Michalak era un mecánico industrial, y practicaba la geología en su tiempo libre. Por lo que solía aventurarse en los parajes salvajes que rodean el lago Falcon, a unos 150 kilómetros al este de Winnipeg, con el fin de buscar cuarzo y plata.

Stefan aprovechó para salir a explorar un fin de semana de mayo de 1967. El día 20 se encontraba cerca de una veta de cuarzo a lo largo del Escudo Precámbrico de la zona. En ese momento el hombre de 51 años se vio sorprendido por una manada de gansos cercanos que estalló en un estruendo.

Según dijo, levantó la vista y vio dos objetos en forma de cigarro con un brillo rojizo flotando a unos 45 metros de distancia. Uno de ellos descendió, según el relato de Stefan, aterrizando en una sección plana de roca y adoptando más bien la forma de un disco. El otro permaneció en el aire durante unos minutos antes de salir volando.

Michalak

Una nave de origen desconocido

Stefan pensaba que se encontraba ante una nave experimental secreta del ejército estadounidense, y estuvo dibujándola durante media hora. Después, decidió acercarse, y notó el aire caliente y un fuerte olor a azufre, así como un zumbido de motores y el silbido del aire. 

Además, observó una puerta abierta en el lateral con luces brillantes en el interior, y dijo que oyó voces amortiguadas por los sonidos de la nave. Llamó a los que se encontraran dentro por si necesitaban ayuda mecánica, pero las voces se silenciaron y no respondieron. Pensando que podrían tratarse de extranjeros, intentó usar su polaco nativo, después ruso y finalmente alemán. Nadie respondió.

Un encuentro fatídico

Ante el silencio, siguió acercándose más, y pudo ver que la nave estaba hecha de metal liso, sin costuras. Además, tocó la nave y las puntas de los dedos de los guantes que llevaba se derritieron. Entonces, miró hacia la puerta luminosa y pudo ver haces de luz y paneles de luces intermitentes de varios colores, pero no había nadie. Cuando se alejó, tres paneles se deslizaron por la abertura y sellaron la puerta. 

La nave empezó a girar en sentido contrario a las agujas del reloj. Tras esto, Stefan dijo haber visto un panel que contenía una rejilla de agujeros, y poco después, fue golpeado en el pecho por una ráfaga de aire o gas que lo empujó hacia atrás y le hizo arder la camisa y la gorra. Se arrancó las prendas en llamas mientras la nave se elevaba y se alejaba.

Se encontraba desorientado y con náuseas, tropezó con el bosque y vomitó. Finalmente, regresó a su habitación de motel en Falcon Lake y cogió un autobús para volver a Winnipeg. En el hospital lo atendieron por las quemaduras en pecho y estómago, que después se convirtieron en llagas elevadas en forma de cuadrícula. Durante las semanas siguientes sufrió diarrea, dolores de cabeza, desmayos y pérdida de peso.

Michalak

Una historia muy mediática

Cuando la historia se hizo pública, las fuerzas aéreas, los medios de comunicación, varias agencias gubernamentales y miles de miembros del público querían saber más sobre la historia de Stefan. Y Stefan, aunque finalmente se arrepintió de haber dicho nada, se sentía en la obligación de contarlo todo para que si alguien lo veía, no saliera herido.

Jamás se retractó de su historia, y es que él no dijo haber visto extraterrestres, siempre pensó que lo había visto era una nave militar secreta. Incluso hasta su muerte a los 83 años en 1999.

El gobierno de los Estados Unidos y las Fuerzas Aéreas investigaron intensamente el caso, para llegar a la conclusión de que era inexplicable. Se consideró que el incidente de Falcon Lake es posiblemente el caso OVNI mejor documentado de Canadá.

Las pruebas en el lago Falcon

Más tarde se recuperaron objetos del lugar del encuentro, entre ellos el guante y la camisa de Stefan y algunas herramientas. Todos fueron sometidos a un exhaustivo análisis, solo para determinar que no había una causa para las quemaduras.

En el lugar de aterrizaje había un círculo de unos 15 pies de diámetro, sin el musgo y la vegetación que crecían en otras zonas del mismo afloramiento rocoso. Se analizaron muestras de suelo, junto con muestras de ropa, y se consideró que eran altamente radiactivas.

Otros posts que te pueden interesar:

Espectro Magazine Noviembre

Espectro Magazine Noviembre

Espectro Magazine Octubre

Espectro Magazine Octubre

Espectro Magazine Septiembre

Espectro Magazine Septiembre

Espectro Magazine Agosto

Espectro Magazine Agosto

Subscribete a la Newsletter
¿Tu/s categoría/s favorita/s?

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

josef fritzl
El horrible búnker de Josef Fritzl
hull house
El bebé diablo de Hull House
mary bell
Mary Bell, una psicópata de libro
myling
Myling y los fantasmas escandinavos
Asociación Cultural INVESCRIM